Cómo adaptar el cuarto de baño para personas con discapacidad

adaptar-cuarto-baño-personas-discapacidad

Hoy desde su tienda de Reformas Madrid queremos mostrarle cómo adaptar el cuarto de baño para personas con discapacidad. A medida que el ser humano va creciendo adquiere madurez y capacidad para tomar decisiones desde su propio raciocinio, busca valerse por sí mismo y emprender su camino. En el caso de las personas con discapacidad necesitan herramientas, accesorios y una infraestructura adecuada para facilitar su desenvolvimiento; todo aplica también para el grupo de tercera edad y los que tengan más movilidad reducida. ¿Quiere ver qué cambios son necesarios en esta habitación? Continúe con la lectura de este post.

Acceso desde un primer momento

El cuarto de baño es un espacio imprescindible y de los que más se utiliza en casa. Si tiene un familiar de edad mayor cuyas funciones biológicas han ido deteriorándose o convive con personas que tienen una discapacidad debe evitar riesgos de caídas, lesiones y suprimir barreras arquitectónicas si las hay. Muchas están en silla de ruedas, andadores ortopédicos y hasta camillas móviles, entonces, lo primero es pensar en la entrada. La puerta de acceso debe contar con medidas mínimas de 150 cm de diámetro y tener puertas correderas fáciles de manipular para quien las necesita. Si no alcanza su presupuesto o no las consigue, al menos, procure que la puerta abra hacia afuera porque así se aprovecha más el espacio adentro.

Instalar una ducha conviene más que una tina ¿por qué? Porque dejando un espacio abierto, amplio, con ducha manual o ras de suelo (a unos 3 centímetros de altura) y la incorporación de una silla de baño con asiento fijo hace todo más práctico para el usuario. No requiere de asistencia como pasaría con la tina.

Hay diseños que son completamente amplios, sin puertas ni bordes alrededor lo único es que se toma en consideración un pequeño desnivel o pendiente para dirigir la caída de agua hacia el desagüe. Por otro lado, existen quienes prefieren colocar al menos una división para separar la ducha, pero si el espacio general es pequeño impedirá movimientos y giros sin tropiezos a la persona. Hágalo si el cuarto de baño es lo suficientemente grande para añadirla.

Cómo adaptar el cuarto de baño para personas con discapacidad

El suelo debe ser antideslizante, nada de losas lisas. Busque en el mercado aquellas de textura ligeramente rugosa que al entrar en contacto con el agua no se vuelven resbaladizas. Esto es sumamente importante para personas con poco equilibrio o fuerza en las piernas porque ayuda a evitar caídas.

Para reforzar el punto anterior es necesario instalar barras de soporte antideslizante en la ducha, cerca del inodoro y a los dos lados del lavabo. La altura es un punto a resaltar, por ejemplo, el lavabo debe tener una altura de 80 cm y este no debe incorporar mueble o ser de pie porque ambos bloquean el acceso al mismo. Es preferible que permanezcan suspendidos. Es más sencillo para las personas con discapacidad utilizar un grifo de palanca o que se presione fácilmente en lugar de tener que girar constantemente la muñeca para abrir y cerrar la grifería; aplica también para los demás elementos sanitarios. ¿Surgen pequeños problemas en el cuarto de baño? Repárelos con estos consejos.

El inodoro debe estar a una altura variable entre 47 a 54 cm, algunos son regulables pero en todo caso una medida estándar es la de 50 cm. Esté consciente de que una persona en silla de ruedas o andador necesitará un centímetros extra a los costados (unos 75 centímetros) para poder desplazarse de la silla al inodoro con el apoyo de barras resistentes adheridas a la pared. Si son horizontales serán mejores hasta un máximo de 85 cm. Las verticales admiten mayor longitud (hasta 140 cm).

Estas reformas permiten: seguridad, alcance e independencia. Desde tener la capacidad de tomar una toalla del toallero, el jabón sin recibir ayuda y emprender todo lo referente al aseo personal son avances no solo para las personas de movilidad reducida sino para familiares porque disminuyen preocupaciones, claro, siempre estará atento a que todo marche bien, pero es satisfactorio ayudarlos en su desarrollo personal.

Otros consejos útiles

  • Coloque alfombras absorbentes en el suelo de la ducha para reforzar las características antideslizantes.
  • Por medidas de seguridad puede colocar un sistema de alarma que avise si algo no va bien. En caso de que no tenga el poder adquisitivo para ello podría instalar una puerta que se pueda desbloquear desde afuera en momentos de emergencias y/o urgencias más vale estar precavido.
  • Si su familiar usará un espejo, estos deberán estar un poco inclinados (unos 10°) y a una distancia de un metro con respecto al suelo.
  • El toallero se pondrá a unos 120 cm del suelo por lo general, pero puede probar el alcance que tiene la persona para ver si se siente cómodo con tales medidas
  • Existen accesorios extra para no complicar el aseo como esponjas de mango largo y flexible muy útiles, dispensadores de jabón líquido o para colocar el champú.
  • Hoy en día, la tecnología ha logrado ir más allá y reconocer mediante la voz funciones para encender/apagar la luz, abrir/cerrar grifos o puertas y hasta detectar con sensores de movimiento si la persona llega o sale de la habitación. Son cuestiones innovadoras que destruyen cualquier barrera referentes a la construcción. Revise también las nuevas tecnologías usadas en baños.

Reformar en gran o menor medida será un aporte a la calidad de vida de los discapacitados. Estos consejos sobre cómo adaptar el cuarto de baño para personas con discapacidad mejorarán su bienestar, lejos de lesiones, accidentes riesgosos e impedimentos por cuestiones arquitectónicas. Esperamos que haya sido útil esta temática y si conoce un amigo/familiar con dificultades motoras hágale llegar la información mediante sus redes sociales para que estén al tanto se lo agradecerán.


por Rebeca Suárez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *